28 de abril de 2015

Una madre como las de antes

La cosa ha ocurrido más o menos así: En los disturbios de estos días en Baltimore, EEUU, un joven encapuchado está lanzando piedras a la policía... hasta que llega su madre y se lo lleva de allí a collejas. Vamos, que a la buena mujer sólo le ha faltado quitarse la zapatilla.



27 de abril de 2015

Arco iris cuádruple


Hace pocos días hubo un gran revuelo en las redes sociales a raíz de esta foto de un arco iris cuádruple tomada en Nueva York. Un fenómeno raro, pero conocido por los meteorólogos, es decir, que no encierra ningún misterio.

Un arco iris doble ocurre cuando luz residual reaparece para reflejarse por segunda vez a través de la gota de lluvia, y uno cuádruple cuando ocurre cuatro veces.

Los arco iris triples o cuádruples son muy difíciles de observar, porque cada reflejo del arco iris inicial es más débil. De hecho, la revista LiveScience afirmó que en 250 años sólo se tenía conocimiento de cinco arco iris triples y cuádruples. La fotografía ya ha sido compartida en Twitter más de 1.500 veces.

26 de abril de 2015

Los renglones torcidos de Dios

Alice Gould es ingresada en un sanatorio mental. En su delirio, cree ser una investigadora privada a cargo de un equipo de detectives dedicados a esclarecer complicados casos. Según una carta de su médico particular, la realidad es otra: su paranoica obsesión es atentar contra la vida de su marido. La extrema inteligencia de esta mujer y su actitud aparentemente normal confundirán a los médicos hasta el punto de no saber a ciencia cierta si Alice ha sido ingresada injustamente o en realidad padece un grave y peligroso trastorno psicológico.

Este libro no lo empecé con buena predisposición, más que nada por ser el autor quien es, ya que pensaba que en algún momento se le iba a ver el plumero y efectivamente, en algún pasaje del libro se le ha visto. Aun así, me ha sorprendido gratamente ya que me lo esperaba peor. Y es que el autor narra la vida cotidiana de los habitantes del manicomio en toda su dureza, enseñándonos las paranoias y reacciones de todos ellos ante los acontecimientos del día a día. El pasaje en el que todos los locos se van de excursión es brutal, es que te los imaginas y piensas: madremíadelamorhermoso....

Está bien escrito, aunque a veces utiliza un lenguaje tirando a demasiado florido para mi gusto, pero claro, es que don Torcuato era aristócrata y me lo imagino yo bebiéndose el té con el dedo meñique hacia arriba.

La novela está bien, pero tampoco es una obra maestra como dicen muchos.