18 de enero de 2017

Ola de frío

Esta sería la definición gráfica de "ola de frío nivel Rusia".


Sí, en Rusia el mar se congela.

Por cierto, en el momento de escribir esto (ayer sobre las 22h), 0 grados en Barcelona y bajando. Creo que hacía años que no se pasaba tanto frío aquí.

17 de enero de 2017

¿Estamos criando cafres?

En Murcia, la Guardia Civil ha detenido a un grupo de adolescentes que se dedicaban a dar palizas a otros chicos, las cuales grababan en vídeo para después subirlas a las redes sociales. Estaban organizados, han sido pillados gracias a la difusión del vídeo de una paliza. Firman sus hazañas como los "haters".

Esto ocurre pocos días después de que una niña de 13 años se quitase la vida, al no poder soportar más el acoso al que era sometida en el colegio.

Cuando se llega a estos extremos de acoso, por mucho que digan los profesores lo saben, y el colegio lo sabe. Y no hacen absolutamente nada. Con decir que son "cosas de críos" se quitan el muerto de encima. Siempre ha habido el rarito de la clase, siempre ha habido peleas a la hora del recreo, pero no estas palizas ni este nivel de acoso que sufren algunos.

Está claro que la responsabilidad es de los padres, que son quienes deben educar a estos niñatos. A los padres de esta pandilla que grababan las palizas habría que ponerles multas de varios miles de euros, a ver si de una vez empiezan a educar a esas bestias pardas que tienen en casa. Y si se tiene de dar una hostia al nene se le da, que un bofetón a tiempo no traumatiza a nadie.

Los colegios e institutos también tienen su parte de responsabilidad. Si hay que castigar a un alumno se le castiga, si hay que expulsarlo se le expulsa, y si hay que denunciarlo a la fiscalía de menores se le denuncia. Y a la víctima se le ayuda. Lo que no es admisible es que un crío se suicide por culpa de cuatro energúmenos, cuyos padres seguramente son más energúmenos aún.

16 de enero de 2017

Murió por explotarse un grano

Aleksandr Skriabin fue un gran compositor y pianista ruso, considerado uno de los músicos más innovadores en toda la historia de la música.

Ya de niño apuntaba maneras. Como le fascinaban los pianos, se dedicaba a fabricarlos y luego los regalaba. También improvisaba y tocaba de oído siendo bien pequeño. En resumen, durante su carrera innovó mucho y fue un grande en lo suyo.

Pero también estaba como una regadera. Se metió en la teosofía, un movimiento esotérico raro que afirma tener una inspiración especial de lo divino por medio del desarrollo espiritual. Desvariaba afirmando que era más grande que Jesucristo e intentó emularle caminando sobre las aguas de un lago en los Alpes. El milagro acabó en chapuzón, y supongo que por poco no acabó también en pulmonía doble. El caso es que continuó predicando sus chifladuras a los del pesquero que lo rescató. Posteriormente proyectó la creación de una obra con muchos efectos especiales la cual, después de ser puesta en escena en el Himalaya, iba a provocar el colapso de la civilización y el surgimiento de un nuevo mundo. Un genio, sí, pero como un cencerro.

Y su muerte fue igual de extraña que su vida. Un buen día quiso reventarse un grano que le había salido en el labio superior, y lo hizo tan mal que el pus se internó en su torrente sanguíneo causándole una infección que acabó con su vida.

No deja de ser extraño, teniendo en cuenta que cada segundo millones de granos deben ser explotados en todo el mundo.


Esta historia la he descubierto en https://hipertextual.com

14 de enero de 2017

Cumplimos 9 años


Hoy hace 9 años que abrí este blog. Y aquí sigo, manteniendo el chiringuito abierto por si un día me inspiro. Intentaré aguantar hasta los 10 y después ya veremos.

Gracias a todos.

7 de enero de 2017

La abuela y el elfo

Aunque lo pueda parecer, no es el título de una leyenda ni de una peli. Una abuela brasileña llevaba años rezándole a una figurilla de Elrond, de El Señor de los Anillos, al cual había confundido con San Antonio.

El santo en cuestión

Gabriela, la nieta, sabía que la mujer era devota de San Antonio de Padua y que siempre llevaba una figurita del santo para rezarle, pero jamás había prestado atención a la efigie del muñeco. Cuando por fin lo hizo y vio la túnica con bordados élficos, Gabriela se dio cuenta de que la figura era en realidad un elfo, en concreto Elrond, con el aspecto que tiene en la adaptación cinematográfica que hizo Peter Jackson de la obra de Tolkien. Al parecer, la figurita pertenece a una colección de muñecos que, en 2003, fueron incluidos en los huevos Kinder Sorpresa con motivo de la promoción de El retorno del rey, tercera película de la saga.

La abuela ya está informada del error y Gabriela ha procedido a regalarle una figura del verdadero San Antonio para sustituir al Elrond de plástico.

Ahora la pobre mujer tendrá que repetir todas sus oraciones desde 2003.