24 de diciembre de 2009

El reflejo del espejo

La señora le dijo a su marido: -No hemos comido carne en varios meses. Dame dinero para comprar al menos algo de carne picada. -Ven conmigo -respondió el marido-. Éste sacó de su cartera un billete de 500 euros y lo puso frente al espejo. Mientras le mostraba la imagen del billete reflejada en el espejo, le dijo a su mujer: -¿Ves ese billete? Es tuyo. Luego le puso frente a los ojos el billete y le dijo: -¿Ves este billete? Es mío. Él, con una sonrisa burlona, cogió el billete y lo volvió a guardar en la cartera. Esa noche, cuando él llegó a casa y encontró a su esposa en la cocina, acomodando en la nevera varios kilos de carne de excelente calidad, preguntó a su esposa, asombrado: -¿De dónde ha salido toda esa carne? -Ven conmigo -respondió la mujer-. Lo llevó frente al espejo, se levantó la falda y le enseñó el reflejo de su trasero en el espejo. -¿Ves ese culito? Es tuyo. Añadió después, mostrándole el verdadero trasero: -¿Ves este otro? Ahora es del carnicero.

2 comentarios :

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.