13 de enero de 2010

El Caribe tiembla

Hoy nos levantamos con la noticia del fuerte terremoto que ha sacudido Haití y ha puesto en alerta a todo el Caribe. El brusco movimiento de tierra (7,3º) se cebó con la capital, Puerto Príncipe, donde los daños materiales han sido cuantiosos y las víctimas mortales se cuentan por decenas, según relatos de testigos citados por varias agencias. Los equipos de rescate trabajaban esta madrugada (hora española) a contrarreloj para rescatar de entre los escombros a supervivientes. Varios edificios se han derrumbado por completo, entre ellos un hospital y una escuela. También ha sufrido daños considerables el palacio presidencial y el edificio que alberga la misión de la ONU en el país caribeño. Algunos funcionarios del organismo internacional permanecen en paradero desconocido, según un comunicado de la misión de Naciones Unidas. El temblor desató el pánico entre la población. "Todo el mundo temblaba, era como un baile, la gente salía de los vehículos, corría y gritaba", ha explicado un testigo a la agencia Efe, quien ha dicho que "la carretera se abrió por la mitad" ante sus ojos. Los daños fueron numerosos en edificios de la capital haitiana, como supermercados y hoteles, según testimonios recabados en Santo Domingo por familiares y amigos de residentes en Haití. De acuerdo con estas informaciones, incluso la catedral de la ciudad se derrumbó, el palacio presidencial sufrió daños y es prácticamente imposible circular en automóvil por las calles, invadidas por los escombros. Un hospital infantil cercano a la embajada de República Dominicana en Puerto Príncipe estaba derruido, y se escuchaban gritos entre los escombros, según el embajador dominicano en Haití, Rubén Silié. "Acabo de hablar con el diplomático y me manifestó que en el hospital de niños se escuchan personas pidiendo auxilio", aseguró el portavoz del Gobierno dominicano, Rafael Núñez. "Me dijo que el país había quedado literalmente destrozado", añadió. El terremoto es el mayor que se registra en la isla que comparten Haití y República Dominicana desde 1946, cuando se produjo uno de magnitud 8,1, según un experto dominicano.
Fuente: El País

7 comentarios :

  1. Horrible...Hoy no toca reir...un abrazo kassio..

    ResponderEliminar
  2. A perro flaco, todo se le vuelven pulgas.

    ResponderEliminar
  3. Terrible Kassio. Es terrible ver como el suelo se mueve bajo tus pies. Terrible ver como corre la gente en busca de ayuda.

    Por suerte de este lado de la isla no ha pasado a mayores. Ahora nos queda solidarizarnos con los hermanos haitianos que la están pasando tan mal.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.