20 de enero de 2010

El kétchup y sus propiedades curativas

Por lo visto el kétchup tiene (o más bien creían que tenía) propiedades curativas. Al menos en los inicios de su comercialización allá por el siglo XIX, sus fabricantes pregonaban las virtudes de la tan socorrida salsa. Las primeras muestras del poder curativo del ketchup aparecen en 1837, cuando Archibald Miles lo manufacturó a nivel local en un laboratorio de Cincinnati, produciéndolo bajo el nombre “Dr. Miles Compound Extract of Tomato”. Aquella salsa decía ser una gran medicina para cualquier enfermedad, desde la calvicie al pie de atleta. Ese mismo año, Jonas Yerkes popularizó el kétchup, siendo la primera empresa en manufacturarlo y venderlo a nivel nacional en Estados Unidos. La popular marca de kétchup F. J. Heinz no aparecería en el mercado hasta 32 años más tarde, en 1876. No vuelve a aparecer ninguna referencia al poder curativo del kétchup hasta que en 1998 F. J. Heinz comenzó a hacer hincapié en las propiedades antioxidantes de su kétchup debido al licopeno presente en los tomates para intentar reforzar sus ventas. Tras una fuerte campaña de anuncios que hablaban sobre la necesidad de utilizar el kétchup para ayudar a prevenir el cáncer de próstata, enfermedades del corazón, ayudar a reducir el colesterol o combatir la osteoporosis, la agencia estadounidense FDA (Administración de alimentos y Fármacos) les prohibió publicitar las propiedades curativas del licopeno ya que no existían (ni existen aún hoy) evidencias de que en realidad luche directamente contra esas enfermedades. Visto en Recuerdos de Pandora

4 comentarios :

  1. es que de ser cierto primero desmontaria todo el tinglado farmaceutico respecto a estas enfermedades si no todo parte del tinglado...Y segundo seguro que costaría mas caro...Un beso guapa...

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con alijodos
    Un rampybeso.

    ResponderEliminar
  3. pues mi hija debe estar de lo mas sana jajajajaa

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.