14 de enero de 2010

Policía chino declarado mártir tras morir por borrachera

Chen Lusheng, sargento de la policía china, honorable camarada, fiel servidor de la ley y el orden, celoso observador de la tradición de una cultura milenaria, mártir. ¿Y por qué? Pues por cumplir precisamente con la tradición china de no rechazar nunca un brindis con bai jiu (licor típico con una graduación de 38º) y vaciar el vaso de un trago. Tanto bebió el pobre sargento durante una cena que cayó redondo en un sofá inconsciente. Al ver sus compañeros que no se movía fue rápidamente llevado al hospital... donde fue declarado muerto tras un coma etílico. Así, dado que es una muestra de grosería y una falta de respeto a la autoridad no beber en esas ocasiones se ha considerado que Lusheng ha fallecido en acto de servicio. Eso no solamente trae honor a la familia y esas cosas, también trae una pensión de 37.000 euros.

2 comentarios :

  1. Voy a poner una botella de esas en el coche por si algun dia me paran los mossos jijijiji

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.