26 de enero de 2010

Tropieza y se carga un Picasso

Hace falta ser torpe. Leo en El Periódico que un Picasso expuesto en el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York ha resultado dañado este fin de semana después de que una mujer tropezara, cayera accidentalmente sobre él y rasgara el lienzo en su esquina inferior derecha. La obra deteriorada es El actor y pertenece al periodo rosa del pintor malagueño (1881-1973), según ha detallado el museo en un comunicado. El centro de arte ha asegurado que la obra, de unas proporciones "inusualmente grandes", con cerca de dos metros de largo y más de uno de ancho, fue pintada en invierno de 1904 y 1905 sobre un lienzo que ya tenía otra pintura debajo. El incidente, que tuvo lugar el pasado viernes por la tarde, aunque el museo lo hizo público el domingo, lo protagonizó una mujer que participaba en un programa de formación para adultos y que no fue identificada por los responsables de esta institución de Manhattan. Espero que le hayan cortado la cabeza a la señora.

6 comentarios :

  1. Y eso que la pobre nunca había roto un plato ....

    ResponderEliminar
  2. Cuando dentro de tu casa
    caes al suelo al tropezar,
    tú como mucho te cargas
    algún vaso de cristal,
    un jarrón de porcelana,
    una lámpara quizá
    o si acaso una ventana;
    pero si vas y te caes
    andando por un museo
    es posible que te cargues
    algún cuadro de los buenos.

    Como el cuadro de Picasso,
    el que llaman “El Actor”,
    al que le han dado un codazo
    al caer de un tropezón,
    provocándole una brecha
    en una esquina inferior,
    la esquina inferior derecha,
    provocando conmmoción.

    La señora “tropezante”
    ha jugado bien sus cartas
    pues aun siendo una estudiante
    ha logrado de la nada
    el que su nombre ya pase
    a estudiarse en el futuro;
    porque la Historia del Arte
    contará con fiel detalle
    como el daño se produjo
    en el cuadro de Picasso
    y cómo quedó en un susto
    (pudo haberlo atravesado).

    Pero lo mejor de todo
    es sin duda imaginar
    de qué manera y que modo
    todo se pudo gestar:
    “Mira, Paqui. Paqui, mira.
    ¿No son monos los tacones?”
    “No te pongas eso, niña,
    que pareces Lola Flores.
    Que hoy nos vamos de museo
    y no de juerga flamenca”
    “Que sí, que son de los buenos,
    y se me ve más esbelta”
    -Y más tarde en el museo-
    “Oye, Paqui, yo estoy muerta,
    me van a explotar los dedos”
    “Pues vámonos a la puerta
    y allí los pones al fresco…
    ¡¡Ten cuidado que tropiezas!!”
    - Se engancha el tacón al suelo-
    “¡Que me caigo, que me mato!
    ¡que me voy a dar de cuernos!”
    “¡¡¡Cuidado con el Picasso!!!
    - Y llegando casi al suelo
    se gira y pega un codazo
    justo en la esquina del lienzo
    provocándole un desgarro
    que resonó en el museo…
    “Dadme hilo y lo remato
    y lo dejo como nuevo”
    “Señora, ¡que es un Picasso
    y no el calzón del abuelo!”

    ResponderEliminar
  3. ¡Que caída más cara! Y qué comentario tan versificado y rimado el de "miralarima".

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.