20 de febrero de 2010

El oro del cielo (José Miguel Carrillo de Albornoz)

Debo confesar que nunca me han gustado los libros que combinan épocas pasadas con la época actual. Incluso he intentado leer alguno de este estilo y siempre los he dejado a medias. Las típicas historias paralelas que narran algo sucedido hace muchos siglos y a la vez te presentan a un grupito de gente del siglo XXI investigando sobre el tema no me van. Bueno, pues éste sí me ha gustado. Lo compré porque al leer el argumento vi que narraba la historia del faraón Akhenatón, que me encanta porque estaba zumbadísimo el pobre. Un buen día se iluminó y decidió cargarse a todos los dioses egipcios de una tacada. A partir de ese momento el único dios que valía era Atón, el Sol. Despojó a todos los templos y sacerdotes de todas sus riquezas y se contruyó una ciudad (Amarna) en medio del desierto, y allí se fue con toda su corte a seguir los mandatos divinos del tal Atón. Los sacerdotes de los otros dioses pillaron un cabreo monumental y a la muerte de Akhenatón se vengaron borrando del mapa todas las inscripciones y obras que hicieran mención al faraón hereje, como solían llamarlo, incluída la ciudad de Amarna, porque se ve que para los egipcios profanar las momias y borrar el nombre del muerto impedía que éste se fuera a descansar en paz al más allá. Pero vamos al libro, que es lo que interesa. En diciembre de 2012 (supuesto fin del mundo y todo eso) un grupo de personajes muy diferentes se encuentran en Berlín durante una exposición de tesoros egipcios. Tienen una revelación y se trasladan todos juntos a Egipto para cumplir una misión que les va siendo revelada poco a poco. El mundo en ese momento está convulsionado por guerras inimaginables, el terrorismo islámico se está adueñando del mundo muy a lo bestia y se están empezando a producir desastres naturales en todo el planeta. La humanidad se acerca a su extinción sin remedio. Bueno, pues estos tienen que encontrar el oro del cielo, que no es otra cosa que los Ankh sagrados o llaves de la vida que había forjado en oro el faraón Akhenatón, y que la reina Nefertiti se encargó de ocultar en un lugar secreto del desierto para que no cayeran en manos poco recomendables. Estos Ankh serán las armas con las que tendrán que luchar contra las fuerzas del mal el día del solsticio de invierno del año 2012, fecha en que ocurrirá algo a nivel cósmico que desatará la batalla. Mientras, nos van explicando la historia del fascinante Akhenatón, que sigo diciendo que mola porque estaba como una regadera y supo plantar cara a todo el clero egipcio (que tenía muchísimo poder), con un par. En resumen, un poquito de historia mezclada con una buena dosis de aventura y facilito de leer.

3 comentarios :

  1. Parece interesante. Lo buscaré para leerlo.

    ResponderEliminar
  2. Una cosa asi para pasar el rato en el curro ya me iria bien

    ResponderEliminar
  3. Tiene buena pinta, ahora para las vacaciones..,
    Gracias por el consejo literario.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.