22 de febrero de 2010

El sitio más silencioso de la Tierra

Este es el sitio más silencioso de la Tierra... el lugar donde el único ruido es... el tuyo. Es una cámara anecoica. Se trata de una sala especialmente diseñada para absorber el sonido que incide sobre las paredes, el suelo y el techo de la misma cámara, anulando los efectos de eco y reverberación del sonido. Cuando una onda de sonido incide sobre una superficie se da un efecto de reflexión, que devuelve la onda sonora, y un efecto de absorción, que absorbe parte de la energía mecánica de la onda tras el impacto contra la superficie en cuestión. En la naturaleza se da este fenómeno en todo entorno, salvo en el vacío, donde el sonido no se puede transmitir. En cualquier medio por el que el sonido se propague, se dan la reflexión y la absorción y como fruto de ellas se dan los efectos de reverberación y eco. La sala anecoica está diseñada para reducir, en la medida de lo posible, la reflexión del sonido: Las cámaras anecoicas están aisladas del exterior y constan de unas paredes cubiertas con cuñas en forma de piramide con la base apoyada sobra la pared, construidas de materiales que absorben el sonido y aumentan la dispersión del escaso sonido que no se absorbe. Entre estos materiales están la fibra de vidrio o espumas. El nivel de ruido en una cámara de este tipo oscila entre los 10 y 20 dB pero en la cámara anecoica del laboratorio de Orfield, en Minneapolis (Estados Unidos) es donde se ha conseguido el Record Guinness de ser el sitio más silencioso de la Tierra. Allí se ha medido un nivel de -9,4 dB. Recordemos que el oído humano es capaz de detectar sonidos por encima de los 0 dB. En cuanto a ese valor negativo, es porque los decibelios son una escala logarítmica, que sí que admite esas cifras negativas. Sin embargo, no creáis que es un placer estar allí dentro... Porque te escuchas perfectamente el pulso, y el simple latido de tu corazón acaba convirtiéndose en algo ensordecedor, al igual que el sonido de tu sangre circulando por el cuerpo.
Visto en Investigaciones terroríficamente macabras

6 comentarios :

  1. Pues ya son ganas de entrar ahí dentro

    ResponderEliminar
  2. Pues me encantaría oírme el pulso o los latidos del corazón o la sangre circulando por las venas.
    No sé como suena.

    ResponderEliminar
  3. No tan exagerado como esto pero un poco de insonoración en las paredes de mi casa me vendría bién.Escucho a los vecinos hasta cuando cierran los cajones de la mesita de noche.

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría escuchar mis biorritmos.

    ResponderEliminar
  5. yo creo q me volvería loco, si ya de por sí por las noches cuando no se oye nada, un simple tic tac lejano es horrible y no me deja dormir... creo q solo aguantaria 15 minutos conmigo mismo.. es algo triste no soportarse tanto no? xD

    ResponderEliminar
  6. Curioso, no sabía que existiesen ese tipo de sitios, me encantaría probarlo, oirme a mi misma sería un gran cambio, nunca me escucho
    Saludos.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.