8 de febrero de 2010

Le clavan un cuchillo en el cuello y no lo nota

La oficinista Julia Popova, de 22 años y natural de Moscú (Rusia) fue atacada por un ladrón cuando volvía a su casa después de una agotadora jornada de trabajo. Un ladrón trató de arrebatarle el bolso. Julia se resistió, pero acabó soltándolo tras un fuerte golpe en el cuello. Nerviosa (como es normal en cualquier víctima de un atraco violento) volvió a casa dispuesta a tranquilizarse un poco después de contarle lo que había pasado a sus padres. Así que debió sentirse un poco desorientada cuando sus tranquilos y apaciguadores progenitores se pusieron blancos, comenzaran a temblar y le miraron con los ojos como platos al entrar Julia por la puerta. Extrañada preguntó qué ocurría. Lo que pasaba es que por el cuello de Julia asomaba el mango de un cuchillo. Como alma que lleva el diablo el matrimonio Popov llevó a su hija al hospital más cercano donde los cirujanos lograron sacar, sin dañar la columna vertebral de la chica, una hoja de algo más de 15 centímetros. Al parecer el shock había sido tal que Julia no se había dado cuenta de lo que había ocurrido y no había sentido ningún dolor. (NPC)

7 comentarios :

  1. jolin..Nunca vi nada igual..que cosas...un beso kassio...

    ResponderEliminar
  2. La pobre, con el subidón de adrenalina, ni se dió cuenta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Joer pues un poquillo si que se tiene que notar si llevas un cuchillo clavao en el cogote

    ResponderEliminar
  4. Pues yo tampoco entiendo como no se pudo enterar.

    ResponderEliminar
  5. Esto es increible. Mira que esta no debía tampoco tener mucho juicio, ¡santísimo!.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.