18 de febrero de 2010

Pablito

Pablito sorprendió a su padre practicando sexo con la criada. El niño le contó a su madre lo que había visto, y ella se tragó el cabreo y le dijo: -No digas nada hasta que yo te avise. Días más tarde fue el cumpleaños del niño, y asistieron a la fiesta todos los parientes, unas setenta personas. Mediada la fiesta, apareció la madre del niño y anunció a todos: -¡Silencio, por favor! Pablito les va a contar una historia. Todo el mundo supuso que se trataría de algún cuento infantil o algo parecido. Pero Pablito comenzó diciendo: -La semana pasada, papá entró a la habitación en la que la criada estaba limpiando y la abrazó, la besó, le quitó la ropa... Por supuesto, todo el mundo se giró para mirar al padre, que a esa altura ya estaba completamente rojo de vergüenza. El niño siguió contando: -Después de quitarle la ropa, se quitó él también la suya y se acostaron, y después papá le empezó a meter... a meter... la cosa esa... que no me acuerdo como se llama... Girándose hacia su madre, que no podía disimular una triunfal sonrisa, Pablito le preguntó: -Mamá, ¿cómo se llama esa cosa que siempre le chupas al vecino?

3 comentarios :

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.