20 de marzo de 2010

Detenido por ponerse una cobaya de peluquín

Charles Woodson (el de la foto) de 40 años y residente en Virgina, EEUU, compró una cobaya de pelaje negro y dorado en una pajarería de su barrio para luego sacrificarla y ponérsela en su cabeza a modo de postizo. Al parecer el trabajo no fue demasiado bueno. Varios testigos pudieron apreciar la forma de un animal en el peluquín de Woodson (algunos comentan que incluso se notaba la forma de la cabeza y de una pierna del animal). Algunos llegaron a sacar fotos del “hombre que no amaba a las cobayas” y las mostraron a la policía, que llevó a cabo una investigación que acabó con un registro en la casa del calvo y la incautación del peluquín que antes había sido un simpático animal de compañía. Dado que para la legislación vigente en Virgina el maltrato animal sí es delito se podría proceder a condenar a Woodson a 12 años de cárcel y el pago de una multa de 2.500 dólares.

3 comentarios :

  1. ¿Tan caro será un peluquín? Mira que se complica el hombre...

    ResponderEliminar
  2. Tenía que haber escogido un conejo y no quitarle las orejas ....

    ResponderEliminar
  3. pero con esa cara de tonto, no sería que la cobaya se lo puso a él de cojoncillos? jajaa


    Bezos.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.