23 de marzo de 2010

Durmiendo con un extraño

Frank Fontana dormía plácidamente en su hogar de Pennsylvania, EEUU, cuando notó que alguien, lentamente se metía en la cama con él. Fontana supuso que aquel cálido cuerpo que se acostaba junto a él era el de su novia. Él llamó a su compañera dulcemente, por su nombre. “No, no es ella” respondió una grave voz masculina. Fontana comprendió rápidamente que algo no iba bien. Saltó del lecho, agarró un bate de béisbol y comprobó que al otro lado del tálamo había un hombre de piel oscura que no se parecía en absoluto a su novia. Nervioso le preguntó “¿quién eres?, ¿qué haces aquí?”. El desorientado intruso sólo pudo contestar “No me pegues, no me pegues”. Frank aprovechó la cobardía del individuo para llamar a la policía. Cuando los agentes se personaron en el lugar encontraron las puertas de la casa forzadas. Se llevaron al intruso, que respondía al nombre de Michael Karanja Kamau y que apestaba a alcohol y tenía los ojos inyectados en sangre. Al parecer se encontraba tan cansado después de una noche de juerga que entró en la primera casa que encontró a descansar.

1 comentario :

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.