26 de abril de 2010

Limpiando el Everest

Me he enterado leyendo la prensa que el gobierno de Nepal ha puesto en marcha una expedición de sherpas para limpiar el Everest, que por lo visto para los nepalíes es una montaña sagrada. De vez en cuando los nepalíes hacen incursiones en su montaña para quitar la basurilla que van dejando los escaladores, pero esta vez es especial, ya que se van a aventurar en la denominada zona de la muerte, por encima de los 8.000 metros. El nombre de zona de la muerte no lo tiene porque sí. A partir de esta altura hay poquísimo oxígeno, un terreno muy traicionero y temperaturas insoportablemente heladoras. El tramo está sembrado de los cadáveres de alpinistas que no consiguieron culminar la ascensión, cadáveres que se encuentran perfectamente conservados debido a las bajas temperaturas. Tiene que ser sobrecogedor estar escalando una montaña e irte encontrando a tu paso los cuerpos de los que anduvieron por allí antes que tú. El equipo de sherpas encargado de la limpieza es gente muy bien preparada y con mucha experiencia, todos ellos han llegado hasta la cima en varias ocasiones. Cada uno llevará mochilas y bolsas vacías y podrán bajar 20 kilos de basura al día cada uno. Nunca permanecerán más de 12 horas por encima de los 8.000 metros por seguridad, debido a las duras condiciones. Calculan que en una semana que durará la operación podrán bajar unos 3.000 kilos de basura, que se compone principalmente de botellas de oxígeno vacías, cuerdas y utensilios varios utilizados en las escaladas. También llevarán camillas para bajar los cadáveres que encuentren, y aquí es donde está la polémica. Vale que quizá no es apropiado ir dejando muertos esparcidos por la montaña, pero es que algunos han querido quedarse ahí, como es el caso del escalador neozelandés Rob Hall, el cual según su viuda "su deseo era, si moría en la montaña, permanecer en la montaña". La postura nepalí a este respecto es clara: "No puede haber cadáveres en el Everest. Todos los cuerpos deben ser bajados al campo base para ser enterrados o incinerados". Alegan que los cuerpos contaminan los glaciares. Entiendo que quieran bajarlos, pero también entiendo que se deberían respetar las últimas voluntades de los que han muerto en la montaña.

1 comentario :

  1. Que vayan dejando cositas por la montaña que al final no dejaran subir a nadie

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.