13 de abril de 2010

¿Por qué nos vestimos de luto?

Cuando se produce una defunción es costumbre mostrar el dolor y la pena mediante el luto. Vistiendo de negro y evitando la participación en actividades lúdicas y celebraciones. La extensión y duración del mismo varía de un lugar a otro y depende de otros factores como el grado de parentesco, la costumbre local o la época. Al respecto comentar que esta antiquísima costumbre o tradición, muy extendida en toda la cultura occidental, se está perdiendo en las ciudades y por parte de la gente más joven, pero aún así es fácil recordar a una abuela vistiendo el luto. El origen del luto lo encontramos en el ancestral miedo a los muertos. Como gran misterio de la vida que es, la Muerte siempre ha inquietado a la Humanidad. El no saber con certeza qué es lo que hay más allá, ha llevado a la formulación de creencias y religiones que siempre han mostrado un respeto a los muertos, conocedores del gran enigma. Pero no tan solo respeto, también miedo. Miedo a lo que puede hacer el alma de un muerto, su espíritu, una vez abandona el cuerpo mortal expelida por el postrer suspiro. Miedo a que dicho espíritu sea reacio a abandonar el mundo e intente poseer otro cuerpo. Miedo a que el cuerpo que decida poseer sea el nuestro. Para impedir que ocurra algo semejante nada mejor que ocultarse a ellos vistiendo ropas negras como la noche. Mudando de tal forma el atuendo que desoriente al muerto y haga irreconocible al vivo. No dejándole más alternativa que abandonar el mundo de los vivos.
Visto en Saber Curioso

8 comentarios :

  1. No sabía que se lo hacía también, por miedo al muerto. A partir de ahora cada vez que tenga que presenciar un entierro, iré vestida de negro hasta en las bragas,jeje

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que resulta curioso el origen del luto. Es decir, que no queremos que el muerto vuelva, lo confundimos para que se vaya con todos los demás muertos, o sea con todos sus muertos.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí que resulta curioso el origen del luto. Es decir, que no queremos que el muerto vuelva, lo confundimos para que se vaya con todos los demás muertos, o sea con todos sus muertos.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí que resulta curioso el origen del luto. Es decir, que no queremos que el muerto vuelva, lo confundimos para que se vaya con todos los demás muertos, o sea con todos sus muertos.

    ResponderEliminar
  5. Kassio, cuando murió mi hermano no era capaz de vestirme con ropas de color, no era nada impuesto, tampoco lo hice por tradición. Simplemente me sentía tan mal que vestirme con ropa oscura hacía que me sintiera más cercana a él, me servia de placebo. Esta sensación, al cabo de unos meses dió un giro de 180º y el negro llegó a ejercer en mi ánimo un efecto totalmente negativo, me entristecía muchísimo, me cargaba pesos encima y por mucho que me arreglaba no conseguía verme bien. Justo a los 4 meses de su muerte, tuve que apartar al rincón más lejano de mi vestidor toda la ropa negra porque me estaba matando de pena. Me resultaba muy complicado levantar cabeza y necesitaba, al menos, poner una pincelada de color exterior en mi vida.
    El luto tiene ser una opción, nunca una imposición.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No conocía el origen del luto, ¿entonces a l@s gotic@s es que se les ha muerto algún conocido?

    ResponderEliminar
  7. No tenía ni idea de que era por eso, pensaba que era por respeto, por no ponerte colores alegres.

    ResponderEliminar
  8. Pues ya es hora de modificar los ritos luctuosos por medio de hacernos la costumbre de hacernos un video biográfico,y ahí verter lo mejor que podamos decir,y agregar nuestra alegría para no dejar tanto llanto,basta de hacer del morir un masoquismo,bastante con que uno se murió,entiendan ,a cada uno se le acaba su turno; y falta ver si hay reencarnación,o el cielo de los católicos,o se vá uno al infierno a ver a todos los amigos,o se muta uno a ser un ángel semental o algo más divertido.
    BASTA de tanto amargorrrrr.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.