1 de junio de 2010

Consejos para el jefe

15 consejos que le puedes dar a tu jefe para que sea el mejor jefe del mundo.

1) Nunca me dé el trabajo por la mañana. Hágalo después de las 4 de la tarde. Siempre es gratificante contar con el reto de trabajar bajo presión. Me encanta.

2) Si es algo urgente, por favor interrúmpame cada 10 minutos para saber cómo voy. Eso sí que ayuda. O mejor aún, espíe sobre mi hombro y deme calor en la oreja hasta que me arda.

3) Siempre salga de la oficina sin decirme a dónde va. Eso me brinda la oportunidad de estimular mi creatividad cada vez que alguien pregunta por usted.

4) Si mis manos están llenas de papeles, cajas, libros, etc.., ¡no me abra la puerta!, necesito aprender a funcionar bien en caso de que quede parapléjico.

5) Si me da más de una misión por cumplir, no me diga cuál es la prioridad. Soy telépata.

6) Haga hasta lo imposible por mantenerme en la oficina hasta tarde. Me encanta estar aquí, y en realidad, sinceramente, no tengo a dónde ir ni nada más que hacer que no sea estar aquí junto a usted.

7) Si mi trabajo le satisface, manténgalo en secreto. Si se sabe, podría ser causa de un ascenso. Además, si no lo sé, me seguiré esforzando para que así sea.

8) Si no le satisface mi trabajo, hágaselo saber a todo el mundo, me encanta que mi nombre sea el más mentado en las conversaciones. Pero no me lo diga a mí. Podría herir mis sentimientos.

9) Si tiene instrucciones especiales para la realización de algún trabajo, no me las escriba. De hecho ni siquiera las mencione hasta que ya casi lo haya terminado. ¿Qué necesidad hay de confundirme con información inútil?

10) Nunca me presente a la gente con la que está. No tengo derecho a saber nada. En la cadena alimenticia de la empresa yo sólo soy el “Plancton”.

11) Cuando usted haga una referencia a esas personas en el futuro, yo utilizaré mis poderes psíquicos para saber de quién me habla.

12) Sea agradable conmigo solamente cuando en el trabajo que estoy realizando esté en juego su pellejito, o bien, si un mal resultado pudiera enviarlo directamente al infierno de los jefes.

13) Cuénteme todos sus pequeños problemas. Nadie más los tiene y es bueno saber que alguien es menos afortunado que uno. En especial disfruto con la historia en la que me explica la enorme cantidad de impuestos que tiene que pagar cada vez que le dan un mega bono por ser un gran jefecillo.

14) Espere a que venga mi revisión anual de actividad para entonces decirme cuál debió haber sido mi objetivo principal, o que el café matinal que me hace traerle lo toma sin leche.

15) Califique mi actuación como mediocre y deme un aumento basado en la inflación, de cualquier forma, yo no estoy aquí por dinero.


4 comentarios :

  1. Y 16: No me toque demasiado los cojones que contratar a dos colombianos pa que le partan las piernas solo cuesta 300 euros.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.