25 de junio de 2010

Expulsado del colegio por llevar soldaditos de juguete

David Morales, de ocho años y residente en Rhode Island (EE.UU.), se enteró de que unos amigos habían decidido hacer un homenaje a las tropas estadounidenses en sus colegios. David habló con su padre, que le propuso comprar una gorra de camuflaje, coserle una bandera norteamericana y, además, adornarla con varios de esos muñequitos con forma de soldado armado de color verde.

Muy bien, al día siguiente David fue con su patriótica gorra al colegio… y fue llamado a dirección y expulsado del centro.

¿Qué razón le dieron? La de que, dada la política de tolerancia cero respecto a las armas en el centro, aquella prenda era inaceptable porque los soldados llevaban fusiles; diminutos y de plástico, es cierto, pero fusiles al fin y al cabo.

La medida le ha parecido bastante exagerada a muchos padres y finalmente la dirección ha reculado aunque sin renunciar a lo políticamente correcto: dejará a David llevar su gorra siempre y cuando los soldaditos de plástico no porten armas.


2 comentarios :

  1. Precisamente porque eran de plástico,
    si fueran de verdad no dirían nada.

    ResponderEliminar
  2. Y eso en un pais donde to quiqui tiene un arsenal en casa

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.