30 de agosto de 2010

Egipto, cuarto día (Abu Simbel)

Nos levantamos a las 2:00 de la madrugada. Salimos hacia Abu Simbel a las 3:00. Casi 4 horas de viaje en autocar. Pero valió la pena, los templos de Abu Simbel, impresionantes. Son dos templos, uno dedicado a Ramsés II y el otro a Nefertari. Por dentro son guapísimos, pero no dejan hacer fotos. Después de la visita regresamos a Aswan y por la tarde cogimos un avión que nos llevaría a El Cairo.




8 comentarios :

  1. me he leido todas las entradas, egipto que incognita y que misterioso, me alegro que lo pasaras bien... lo del bailecito de turco pego yo dos vueltas de esas y encima habiendome comido el sandwich de paella, y me tienes a los dos segundos tirando hasta la primera papilla, besitos corazon

    ResponderEliminar
  2. Es impresionante esa fachada verdad, con esos cuatro faraones ahi... tremendo.

    Siempre había oído o leído Asuan, pero me gusta mas lo de Aswan, jaaj

    Bezos.

    ResponderEliminar
  3. Asuan es la forma castellanizada jajajaja, en todos los folletos del viaje pone Aswan.

    Por cierto, no son 4 faraones jejeje. Es Ramsés II representado en las 4 etapas de la vida, desde la niñez hasta la vejez. Al menos eso es lo que nos contó el guía jajajaja.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay qué ganas de hacer ese viaje! Pero en enero, que algo menos de calor hará...

    ResponderEliminar
  5. Ver esta obra de arte me recuerda a una pregunta que hizo una compañera de mi clase de arte...

    -"Profe, ¿porque le falta un trozo a la segunda escultura?"

    No falta decir que hasta el profesor de descojono de ella.

    ¿Te contaron la historia del traslado por la presa del Nilo? O vas sin guia?

    Besitos de caramelo y disfruta te Egipto!!

    ResponderEliminar
  6. Sí claro, los templos fueron partidos en bloques y trasladados a una zona segura en 1964. Participaron varios países en ese asunto.

    Por cierto, cayó la cabeza de la segunda escultura por culpa de un terremoto. Los sacerdotes que custodiaban el templo optaron por cerrar la boca y no comunicárselo al faraón porque probablemente éste les hubiese cortado la cabeza. Dejaron la cabeza allí donde cayó.

    ResponderEliminar
  7. Simplemente majestuoso. Me encanta. Algún día lo veré. Tienes temnita para el blog de historia eh? :)

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.