26 de agosto de 2010

¿A qué sabe la carne humana?

Se lo podemos preguntar a Nicolas Cocaign, presidiario francés de 39 años más conocido como “El caníbal de Rouen”. Todo ocurrió en una cárcel del Sur de Francia, donde había el 140% más de los reclusos permitidos.

El director decidió agrupar a los condenados de tres en tres en celdas de solo una cavidad. Los escogió a dedo, sin tener en cuenta el grado de peligrosidad de cada uno de ellos debido a una mala administración interna.

El 2 de noviembre de 2007 Cocaign mató a uno de sus compañeros de celda, Thierry Baudry de 31 años. Nicolas le dijo a Baundry que se lavara las manos después de que este viniera del baño, pero no le hizo caso y le miró mal según el. Después de un mes y algo este sujeto cogió una tijera clavándosela varias veces, luego lo asfixió con una bolsa de basura para asegurarse que estuviera muerto. Más tarde, con una hoja de afeitar le abrió el pecho y le extrajo un pedazo de pulmón pensando que era el corazón. Decidió comerse un trocito de pulmón crudo y el otro trozo cocinado con cebolla y arroz en una estufa que había en la misma celda.

Durante el juicio Cocaign afirmó haber disfrutado con el acto, decía que “sentía curiosidad por el gusto de la carne humana y que era tierna como la de un ciervo”. El tercer compañero de celda, fue acusado de complicidad pero fue absuelto enseguida. Éste no pudo aguantar el suceso y se suicidó en prisión poco tiempo después.

El médico forense que le practicó la autopsia a la victima dijo en el juicio que Thierry Baudry estaba vivo cuando Cocaign le extirpo el órgano. La fiscalía pidió 30 años.


3 comentarios :

  1. hannibal lecter, hannibal lecter!!!

    ResponderEliminar
  2. Joer mejor tenerlo de coleguilla y no hacerlo cabrear.

    ResponderEliminar
  3. La realidad supera una vez más a la ficción. Increible.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.