1 de septiembre de 2010

Egipto, quinto día - 1 - (Pirámides de Giza, fábrica de esencias)

Poco puedo decir de las pirámides. Hay que verlas y tocarlas para hacerse una idea de lo impresionantes que son.


Vista de El Cairo desde la Pirámide de Keops.


Después de alucinar con las pirámides nos llevaron a un lugar donde venden auténticas esencias. Nos explicaron el proceso y nos dieron a oler unas cuantas. Mis favoritas, flor de loto y Jazmín. Los precios, fuera de mi alcance en aquel momento así que me quedé con el olorcito y como se pueden pedir por internet tal vez un día de estos me pida alguna. (Ellos en su línea de sablear a los turistas, que sé que se pueden conseguir más baratitas).



4 comentarios :

  1. Kasssio, las pirámides, espectaculares, supongo que hay que estar in situ para realmente darse cuenta de su inmensidad, pero es que las esencias y los perfumeros son mi delirio... ¿Cómo pudiste venirte sin uno de ellos aunque fuera pequeñitoooo? Claro, despilfarraste la pasta los primeros días en botellitas de agua para refrescarte del calor y al final ajo y agua, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Fayna, te aseguro que aquello era un timo. Los egipcios usan el euro igual que nosotros y han aprendido rápido.

    ResponderEliminar
  3. Jo, nena, qué fotos más chulas... Lo de los perfumes pasa en todas partes, sangran al turista hasta límites insospechados, y no todos somos ricos!!

    ResponderEliminar
  4. Ande esté una botella de Nenuco ....

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.