6 de septiembre de 2010

El cura que se dedicaba a repartir hostias

En teoría todos los curas reparten hostias. Pero el párroco de Ròtova (Valencia) llevó esta práctica a su máxima expresión al soltarle un galletón a un feligrés en medio de la misa.

Por lo visto, lo que desencadenó la vergonzosa reacción del cura fue que el feligrés en cuestión cuando pasó a comulgar se sacó la hostia de la boca y la rompió. El joven le devolvió la hostia al cura, claro está, y ya se lió.

Ya ni blasfemar tranquilos podemos...

Visto en 20 Minutos


3 comentarios :

  1. Claro igual la hostia estaba caducada, yo tambien la devuelvo. Bueno no la devuelvo porque eso lo ha tocao el cura y a saber ande tenia la mano antes.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.