8 de octubre de 2010

Confunde pegamento con colirio

Irmgard Holm, de Phoenix, Arizona (EE.UU.) fue operada de cataratas hace poco, por lo que tenía que echarse gotas en los ojos cada día.

Sin embargo, un buen día tomó el recipiente que no era. Se puso un par de gotas, cerró el ojo para distribuirlas mejor… y notó cierta quemazón. Trató de abrir el ojo para limpiarse, pero no pudo. Aquello estaba sellado.

En efecto, y por error, en lugar del colirio había pillado el pegamento.

Holm fue llevada rápidamente a urgencias, donde con mucho tiempo, paciencia y delicadeza un equipo de varios paramédicos pudieron abrir su ojo y quitar la placa de adhesivo endurecido. Afortunadamente no hubo que tirar de cirugía, pero la afectada sigue sin poder ver por el ojo afectado.

Al parecer no es la primera vez que ocurre y, de hecho, ya hay varias quejas de consumidores quejándose del gran parecido que hay entre los botes de pegamento y los de colirio.

Ahora va a resultar que los fabricantes de pegamento van a tener la culpa de que la gente sea tan lista que no se le ocurra leer la etiqueta.

Visto en NPC


4 comentarios :

  1. joder, para pegarle ( nunca mejor dicho)

    ResponderEliminar
  2. Y ahora que comentamos aquí. Que como venga el semidivino ese y nos diga que lleva gafitas, estamos apañaos. jajajajaja

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.