21 de octubre de 2010

El hombre arbusto




Un buen día apareció un gigantesco agujero en la pared del baño del Museo de Rocas de Oregón (EE.UU.). No había desparecido nada de la gran colección de gemas y fósiles, pero las autoridades decidieron organizar un dispositivo de vigilancia por si se trataba de un butrón hecho para una futura sustracción.

Así varios policías con perro vigilaban los inmediaciones cuando uno de los canes se acercó demasiado a una especie de seto bajo. Los agentes pensaron que el pobre animal quería cambiar el agua de su canario, pero se sorprendieron cuando le vieron mordiendo el seto…

… y se quedaron de piedra cuando oyeron gritar a la planta.

¿Qué había pasado? Tras el susto inicial y el temor a que un trífido se hubiera escapado de una granja se impuso la cordura.

Lo que el perro había mordido no era más que una parte del cuerpo de Gregory Liascos. Al parecer Gregory era el ladrón que hizo el agujero y ahora esperaba la oportunidad de entrar al edificio camuflado con uno de esos trajes que simulan vegetación.

Visto en NPC


4 comentarios :

  1. A este hay que darle de comer ??? O solo hace falta ponerle pos pies en remojo ???

    ResponderEliminar
  2. Le falta alguna florecilla, una pequeña nota de color.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, no sé muy bien si este tipo es un fiera en el arte del camuflage o es que es un gili... redomado.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  4. hahahaha lo mejor fue lo de los trifidos hahahaha

    Ayrton Vargas

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.