5 de octubre de 2010

Hay que ser friki

David Jonathan Winkelman estaba un día cualquiera tranquilo escuchando radio cuando oyó que la radio KORB ofrecía a sus oyentes la cifra de 100.000 dólares a quien se tatuara el nombre de la emisora “93 Rock” en la frente. Sin perder tiempo Winkelman fue junto a su hijastro a un salón de tatuajes y acabó con esta pinta:


Cuando fue a reclamar su premio le dijeron que todo había sido solo una broma, que fue sólo un truco publicitario. Winkelman procedió a demandar a la radio por “daños morales”. Después de algunos meses, el juez desestimó la demanda dejando al pobre hombre con un tatuaje en la frente de por vida y sin recompensa alguna.

Visto en Discovirgen


10 comentarios :

  1. Joder, alucinante, y seguro que si alguien le dice que le da 100.000 dólares para que se tire de un puente, va y se tira.
    Jóder, qué mundo éste.

    ResponderEliminar
  2. Le debieron tatuar un cerebro al pobre viejo.. U_U

    ResponderEliminar
  3. No estoy de acuerdo con Jordi, creo que mejora mucho porque los ojos se van al tatuaje y no se le ve la cara de inteligencia que tiene el ser este.

    ResponderEliminar
  4. Sí tiene cara de listo, sí. Ahí estoy de acuerdo con Juan Carlos.

    ResponderEliminar
  5. Pero si tiene la cara de un completo idiota. Ayy cuantas cosas!!!.

    ResponderEliminar
  6. La vida abusa de la imbecilidad pública,éste es de los que en vez de ganar el concurso de idiotas, perdería por idiota.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.