30 de noviembre de 2010

Como en casa

Un ladrón de Jacksonville, Florida (EE.UU.), entró en una casa de una manera tan sencilla como activando la puerta del garaje, acto seguido procedió a darse una vuelta por la casa.

Pero al parecer no era su intención llegar y empezar a llenar su saca, no. El tipo, consciente de que el dueño estaba de viaje aprovechó para ir a la cocina y hornearse unos brownies, también se exprimió un poquito de zumo de naranja para bajar el bizcocho.

Pero no sólo eso: también aprovechó para usar la conexión a Internet del hogar y bajarse unas cuantas pelis guarronas. No queremos saber qué hizo mientras le daba al ratón: el caso es que acabó tan agotado que decidió echarse una siesta en la cama de la casa.

A esas alturas a uno de los vecinos le pareció raro que hubiese movimiento en la casa de al lado. Como no se fiaba de que el legítimo propietario hubiese vuelto tan pronto se acercó a ver qué pasaba en el domicilio. Sin embargo el ladrón ya se había despertado. Al verse sorpendido no pudo llevar a cabo el trabajo para el que había ido, así que lo único que pudo llevarse fue una pistola, que usó para apuntar al vecino e impedir que le siguiera.

http://www.nopuedocreer.com


1 comentario :

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.