2 de abril de 2011

Un león para el rey de Suecia

En 1731 alguien le regaló al rey Federico I de Suecia la piel y los huesos de un león, un regalo exótico para un país tan frío. El rey decidió disecarlo. El único problema era que el taxidermista nunca había visto un verdadero león. Y esto fue lo que le salió:


Hoy, gracias a la magia del Photoshop (y a que hay mucho friki con tiempo libre) podemos ver cómo quedaría este bonito ejemplar integrado en una manada.


Esto no es todo, el león se ha hecho famoso y tiene su propia página en Facebook.

Visto en Mi caballo de cartón

5 comentarios :

  1. Lo afeitó, tb, el taxidermista? jaja
    Entrañable lo confieso, me lo quedaría si fuera de peluche! Por ser diferente y único!

    ResponderEliminar
  2. Bien bonico que le quedó jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Original sí que es. ¡Tremenda dentadura!

    ResponderEliminar
  4. jaja, es como una cirugia plastica mal hecha, este leon no le hace honor a la formula del exito de Einstein ya que tiene la tremenda lengua.

    saludos desde el fin del mundo
    un abrazo
    :)

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.