27 de junio de 2011

El invento del quiero y no puedo

¿Quieres tener una moto que sea "diferente" pero no sabes cómo conseguirla? ¿Quieres tener un coche que sea "diferente" pero no sabes cómo conseguirlo? Pues es muy fácil: pillas la mitad de un Vespino y la mitad de un Clío y lo juntas todo, de forma que te quede algo así.


Es lo que hizo un chico suizo de 17 años. Circulaba él muy ufano con su artefacto, que por cierto alcanza los 112 km/h, hasta que lo paró la versión suiza de la Guardia Civil. Parece ser que el joven estaba violando varias leyes, pero los policías no tienen del todo claro si el vehículo es un coche o una moto. Lo que sí le han dejado claro al chaval es que si quiere conducir esa cosa deberá hacerlo en un circuito y no en la vía pública.

Visto en Planeta Curioso

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.