18 de agosto de 2011

Tito Vilanova le mete el ojo en el dedo a Mourinho

¿A quién se le ocurre? Qué malos son estos del Barça que cuando ganan se dedican a provocar metiendo el ojo en dedos ajenos.

Claro, luego los pobrecitos madridistas que son sus víctimas tienen que ir llorando por los rincones y preguntándose "Po qué? Po qué?"

Si yo fuera del Madrid en estos momentos se me estaría cayendo la cara de vergüenza, por el espectáculo que dieron ayer los jugadores madridistas con el impresentable de su entrenador a la cabeza.



3 comentarios :

  1. No tendría que ser así si no fuera por Mou, esta haciendo del Madrid lo que se estaba temiendo desde que empezó a tocar las narices al resto de técnicos de la liga, en especial al Sporting, que la verdad es bastante odiado aquí, y no les quito razón. Pero el Madrid no representa a este hombre, es este hombre el que quiere convertir al Madrid en lo que el mismo es, un sin vergüenza, y es una lastima Kassio, porque aunque sea del Madrid yo no tolero estas cosas, y menos que nieguen la verdad, ojalá le echen pronto y encuentren para empezar un entrenador español que sepa llevar el equipo, y que no busque problemas y diferencias entre los jugadores del Barça y el Madrid. Que los jugadores antes de ser de diferentes equipos son compañeros de la selección, y eso esta trayendo muchos problemas por culpa de Mou.

    ResponderEliminar
  2. Este tio es un desequilibrado mental, al principio aun hacía gracia pero ya empieza a dar pena el pobre.

    ResponderEliminar
  3. Anni, pues es una lástima porque ayer demostraron que si quieren pueden jugar muy bien. Está claro que a veces se gana y a veces se pierde, pero estropearon un bonito partido con su comportamiento. Y Mourinho los instiga a comportarse así. Una de las consecuencias es que mucha gente en Barcelona ya está diciendo que los jugadores del Barça deberían negarse a jugar con la selección mientras estén los del Madrid. Y eso sería fatal para el fútbol español, pero Florentino no lo quiere ver.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.