30 de enero de 2013

Nadando en la nieve



Cada uno nada donde quiere, o donde puede. Si eres aficionado a la natación a ver por qué te vas a quedar sin nadar. Si no hay agua, pues nadas en lo que haya, como éstos.



2 comentarios :

  1. ¡Buuf! ¡Qué frío! y eso que yo soy de aguas galaicas, asturianas y leonesas. Digo yo que los ciringulillos del refocile deben quedar de lo más esmirriados
    Salu2

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.