29 de mayo de 2014

Se come su propia cadera y dice que está rica

Alexander Selvik Wengshoelm es un creador noruego de 25 años que tuvo la ‘gran idea’ de hacer realidad un proyecto que llevaba pensando desde su adolescencia: realizar una especie de escultura con sus propios huesos. La ocurrencia aunque parezca descabellada tiene cierto sentido ya que Selvik nació con una deformidad en la cadera y fue intervenido quirúrgicamente para sustituir su maltrecho hueso por una prótesis. En ese momento, aprovechó para pedirles a los médicos que le cedieran su parte de esqueleto porque quería convertirlo en una ‘obra maestra’.

El artista grabó toda la operación, y tras recibir sus restos óseos, se le antojó cocerlos y comerse la carne que se había desprendido de su propia cadera. “Tenía que hervir la carne para llegar al hueso y cuando empecé a raspar, tomé un pedacito y pensé ¿por qué no hacerlo?, no todos los días voy a disponer de un trozo de carne humana y es la mía, me la puedo comer”, comentó Wengshoelm a un medio de comunicación.

Tras degustar lentamente su propio ‘cuerpo’, quedó fascinado de lo rico que sabía. “Mi carne tenía un intenso toque a oveja salvaje”.

Como no podía ser de otra forma, su ‘culinario’ proyecto de arte ha recibido todo tipo de críticas en las redes sociales, incluso hubo gente que lo encontró muy original.

3 comentarios :

  1. Hay gente para todo, pero es que eso... Es bastante difícil de creer xD

    ¿Y la fuente?

    ResponderEliminar
  2. Qué pesao con la fuente, estaba en el 20 minutos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué gente más rara! no puedo entender a los que dicen que el hombre es el culmen de la creación... Lo que no sé es como no nos hemos extinguido aún.
    Salu2

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.