31 de octubre de 2015

Noche de Halloween

Se dice que la noche de Halloween, la puerta que separaba el mundo de los vivos del Más Allá se abría y los espíritus de los difuntos hacían una procesión en los pueblos en los que vivían.

En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares, y para que los espíritus no les perturbasen los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares, si no era así los espíritus les perturbaban por la noche y les hacían caer entre terribles pesadillas.


1 comentario :

  1. no sabía lo de las velas ni lo de su cantidad a estar prendidas según el número de difuntos en la familia. lo que si tenía entendido era que el disfrazarse -sobre todo de color negro- era para que los difuntos no los encuentren.

    saludos.

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.