25 de octubre de 2015

Punto de cruz

Siempre me ha gustado el punto de cruz. Mejor dicho, más que gustarme, diré que nunca me ha disgustado. He hecho alguna cosita, aunque no demasiado. Hace años por considerarme -quizá equivocadamente- demasiado joven para dedicar mi tiempo a este tipo de cosas, que yo veía como más "de vieja", y ahora porque no sé administrar bien mi tiempo y no encuentro el momento, el caso es que tenía el tema abandonado. Hasta hoy.

Hace unos días, una compañera del trabajo (de 23 años) me preguntó si sabía dónde comprar unas agujas de hacer calceta. Ante mi cara de sorprendida me soltó: "Quiero hacerme una bufanda. Y también me gusta hacer ganchillo". Entonces confesé mi secreto inconfesable: "En ocasiones hago punto de cruz", a lo que más gente que por allí había respondió: "Ah pues a mí también me gusta eso". Total, que resulta que estas actividades que yo suponía "de vieja", las hace gente 20 años más joven que yo.

Bien, pues hoy he rescatado del altillo mis labores de punto de cruz. Tengo un cuadro empezado desde hace por lo menos 10 años, y ahora me he propuesto acabarlo. No voy a hacer un blog sobre mi nueva afición ya que tendría que poner un post cada 15 años (el punto de cruz es muy lento), pero sí que me he propuesto darle caña al asunto.

Este es mi cuadro empezado:

A ver si lo termino antes de los próximos 10 años.

3 comentarios :

  1. va camino a ser un dibujo muy bonito. me ha hecho recordar a unos rompecabezas con motivos orientales que me regalaron de niño. ojalá puedas terminarlo pronto.

    saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡qué paciencia! yo terminaría de los nervios.
    Lakacerola

    ResponderEliminar
  3. A mi hija le enseñó a hacer punto de cruz mi madre a los 12 años. Ahora hace de vez en cuando. Todo es ponerse, chica.
    Salu2

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.