7 de abril de 2016

Servicio de alquiler de cabras ya disponible en Japón

¿Hay por aquí algún japo que nos pueda traducir lo que dice la cabra? Gracias.

Una cosa así no podía ser en otro lugar. En Japón se lleva mucho eso de alquilar cosas raras, y la empresa DMM está ofreciendo un servicio de alquiler de cabra, por lo que siempre que quieras y por un módico precio (unos 137 dólares al mes), puedes pasar un ratito con una cabra. Pero, ¿por qué alguien querría alquilar una cabra? DMM tiene las respuestas a esta pregunta:

  • Te ahorras el herbicida: A las cabras les encanta comer hierba, por lo que en poco rato te dejan el jardín más pelado que el culo de un mono.
  • Las cabras son todoterreno: Cualquier rincón por escarpado que sea es accesible para una cabra.
  • Te hacen compañía: Como cualquier mascota, una cabra te ayudará a eliminar el estrés y te sentirás más cerca de la naturaleza.

De todas formas, a este asunto de las cabras yo le veo una pega importante: las cabras comen. Y todo aquel que come, caga. ¿Qué hacemos con las caquitas que van soltando constantemente allí por donde pasan? No lo veo yo buen negocio esto de las cabras.


http://en.rocketnews24.com/2016/04/07/rent-a-goat-service-now-available-in-japan-ready-to-fulfill-all-your-goat-related-needs/

2 comentarios :

  1. como ya lo he mencionado en mi blog, estoy leyendo la biblia. ya leí el génesis, el éxodo, el levítico y voy por números. en estos libros, yahvé/jehová pide carneros, becerros, terneros, machos cabríos, bueyes y hasta vacas, por quítame estas pajas. cada vez que yo leía sus constantes peticiones, me preguntaba ¿cuánto costará un carnero/ternero/becerro/macho cabrío en aquellos tiempos? cuando después la petición subió de nivel a bueyes y vacas, me dije ¡¡qué tal negocio!!

    ya me imagino a los de dmm salivando si estuvieran en aquellos tiempos. como lo del alquiler no prosperaría, se dedicarían de hecho a vender las cabras para los holocaustos, expiaciones y purificaciones diversas.

    saludos

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.