5 de junio de 2016

La bella durmiente: su verdadera historia

Todos nos sabemos más o menos el cuento de La bella durmiente, aquella moza que se pinchó con una rueca y se quedó frita. Luego llegó el príncipe azul y se la llevó al huerto y bla bla bla. Pero a veces los chicos de Disney distorsionan los cuentos para que queden bien en las pelis y, tal como nos explican en Avance intermitente, la historia fue ligeramente distinta.

La película está basada en un cuento mucho más tétrico y oscuro escrito a principios del siglo XVII. En esta versión la princesa también recibe un maleficio durante su bautizo. Varios años después también se pincha con una rueca, clavándose una astilla en un dedo y cayendo al suelo sumida en un eterno sueño. El rey, totalmente afligido, sentó el cuerpo de su hija en una silla, echó a todo el mundo del palacio y cerró la puerta, retirándose para siempre se lamentaba por lo sucedido. Un tiempo después, un joven rey que estaba de cacería pasó cerca del castillo abandonado y uno de sus halcones entro por una ventana, no volviendo a salir. Por lo que el valiente rey se adentró en el palacio hurgando en todas las habitaciones en busca del halcón. En su búsqueda encontró el cuerpo aletargado de la princesa en una de las habitaciones. Cuenta la leyenda que la joven era tan bella que el apuesto rey no pudo contener sus impulsos y tuvo relaciones sexuales con ella, dejándola embarazada. Nueve meses más tarde, la princesa daría a luz a dos hermanos mellizos, un niño y una niña, los cuales estuvieron varios meses alimentándose del pecho de su madre.

Los bebés siguieron creciendo hasta que un día, uno de los mellizos, en un vano intento por llevarse algo con sustancia a la boca, se metió el dedo en el que la madre se había herido, chupando tan fuerte que logró sacar la astilla clavada, por lo que la joven princesa despertó al fin de su largo sueño y encima con dos niños casi criados. Por si fuera poco, el joven rey, el cual no había podido olvidar la belleza de la princesa, se presentó en el castillo encontrando a la princesa despierta y con los dos niños. Después de una larga explicación ambos vivieron felices y comieron perdices durante un par días, hasta que el rey recordó que le había dicho a su esposa, la reina, que iba a dar un paseo. Avergonzado por lo sucedido, abandonó a la princesa y volvió a su castillo con la reina, la cual se enteró de todo porque el rey hablaba en sueños. Al día siguiente la reina hizo apresar a los niños y los mandó degollar y cocinar para ofrecérselos al rey con patatitas y cebolla. El rey no se dio cuenta de lo que había comido hasta que la reina se lo contó justo antes del postre.

No contenta con eso, capturó a la princesa para quemarla en la hoguera acusada de brujería, pues había engañado con artimañas mágicas a su inocente marido. Cuenta la historia que esto sucedió en pleno febrero, con un fresquito más que evidente, por lo que la reina se acercó a las llamas donde iba a ser quemada la princesa para calentarse un poco, momento que aprovechó el rey para darle un empujón y acabar con ella, siendo libre para casarse con la bella durmiente y pasar con ella el resto de su vida. FIN.

Digo yo que así el cuento tiene más sustancia.

5 comentarios :

  1. No solo esta historia muchas que me han contado tambien estan adornadas con un final feliz pero originalmente fueron tragedia. =(

    ResponderEliminar
  2. antiguamente no existía el concepto de "literatura infantil" así que dudo mucho que estas historias, muchas de ellas macabras y licenciosas, hayan sido pensadas para niños; por el contrario, servían como reflexión para los adultos sobre la difícil situación de la sociedad que estaban viviendo.

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que La bella durmiente la había escrito GRR Martin originalmente ;P

    ResponderEliminar
  4. Kassio, te mando enlace de noticia que te puede interesar... un besico
    http://www.larazon.es/sociedad/roban-una-caca-hinchable-de-dos-metros-y-30-kilos-de-peso-en-torrelodones-madrid-NP12842395#.Ttt1QErPQsRBmnw

    ResponderEliminar

Despáchate a gusto. Estás en tu casa.